Entre espejos - Lara Santaella
16268
post-template-default,single,single-post,postid-16268,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-1.0.2,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,columns-4,qode-theme-ver-19.0.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

Entre espejos

Descripción de la imagen: Dos espejos de motocicleta, enfrentados el uno al otro.

“Es una forma de utilizar dos espejos, si se sabe cómo hacerlo: hay que colocarlos de manera que se reflejen el uno al otro. Porque si las imágenes pueden robarte una parte de ti misma, las imágenes de las imágenes te pueden amplifica, devolverte a ti misma, darte poder…» — Terry Pratchett, Brujas de viaje

Hay una escena en Solo en casa que me parecía falsa, por encima de todas las demás. Una escena que, para mí, rompía todo el posible realismo. La escena donde Kevin se pasaba un rato haciendo muecas delante del espejo, afeitándose la inexistente barba o admirando sus posturitas. Esa escena me parecía extraña, irreal, alejada de mí como pocas otras.

Nunca me he sentido cómoda con los espejos. Llámalo dismorfia, disforia, falta de autoestima, miedo a ver lo que soy o lo que presento al mundo. Llámalo como quieras, el caso es que verme a mí misma y escudriñar mi propia figura durante más de quince segundos siempre me ha parecido una tortura mental de lo más enrevesada.

Así es, familia. No me miro en el espejo por las mañanas. Ni para afeitarme —cosa que hago bajo el agua de la ducha, sin las gafas— ni para maquillarme —que no sé, tampoco— ni para peinarme, ni para nada. El acto de mirarme tal y como miro al mundo desde detrás del objetivo me resulta extraño y ciertamente fuera de lugar.

Por eso mismo me costaron tanto las fotos de este artículo. Por esta misma razón —ojo a la ironía— me da inmensa vergüenza verme en fotos robadas o como reflejo en una de las mias.

Disonancias

¿Alguna vez habéis escuchado vuestra voz grabada en audio y os ha parecido ridícula y muy alejada de como vosotras créeis que es? Siento exactamente lo mismo cuando, por designio o casualidad, miro el cuerpo en el que habita mi consciencia.

A estas alturas, sólo hay dos alternativas; o cambiar el cuerpo, o cambiar la consciencia. O mejorar el físico o alterar la psique. Y por lo que tengo visto, leído y comprendido, lo segundo es bastante más complicado.

Ideas y sugerencias, en los comentarios.

¿Planes de ejercicio? ¿Dietas no tan milagrosas? Si queréis darme ideas o ayudarme a volver al gimnasio, podéis dejar un mensaje y os responderé a la mayor brevedad posible. ¡Todas las propinas que caigan en Ko-fi irán a poner el culo de nuevo en el gym!!
Lara Santaella
larasantaellafoto@gmail.com

Fotógrafa, escritora, traductora y diseñadora gráfica. Orgullosamente trans. Disponible para sesiones y encargos. ¡Pregúntame lo que quieras sin miedo!

No Comments

Post A Comment