Cucurrucucú, Paloma - Lara Santaella
16162
post-template-default,single,single-post,postid-16162,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-1.0.2,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,columns-4,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

Cucurrucucú, Paloma

Descripción de la imagen: Una paloma comiéndose un donut abandonado en medio de la calle.
Un poquito de agua bajo el alerón nunca viene mal, ¿eh?

Cuenta la leyenda que hace un par de décadas, sí querías ver palomas en Sevilla tenías que ir al parque de María Luisa. Increíble, ¿verdad? Tener que ir a un lugar específico, donde podías comprar alpiste para darles de comer, a ver palomas.

Puñeteras palomas. Bichos alados que se han expandido por toda la ciudad, que pasean de terraza en terraza y de mesa en mesa, dispuestas a pelear por las migajas de pan que se les caen a los comensales.

Jodidas palomas. Blancas, grises, negras, tornasoladas y de colores, moviéndose altaneramente por el asfalto, como si el mundo les perteneciera. Supuestos símbolos de la paz, llevando parásitos dentro de parásitos y transmitiendo enfermedades a unos y otros.

Sucias palomas. Haciendo llover guano sobre fuentes, estatuas, monumentos y edificios. Utilizando coches recién lavados como retrete, provocando daños a la chapa y pintura y causando más de un refunfuño entre conductores.

Hambrientas palomas. Alpiste, migas, gusanos, trozos de pan, donuts, patatas fritas… pillen lo que pillen, donde lo pillen. ¡No le van a decir que no a nada!

¿Sabéis algo que me gusta mucho ver? Cuando un gorrión aprovecha la pelea por comida entre dos o tres palomas para volar ágilmente entre ellas, agarrar la causa de la disputa con el pico y salir por alas. ¡Las palomas son unas matonas y yo siempre voy con el peque!

Infinitas palomas. Dicen que en sólo 2015, el Ayuntamiento de Sevilla eliminó más de 1400 palomas de las calles de la ciudad. ¿Notasteis algún descenso?

Fotogénicas palomas. ¡Como si no estuvieran contentas con todo lo anterior, encima se empeñan en posar y en dejarse ver! ¡Qué culpa tendré yo si llevo siempre la cámara encima!

Pero no son los únicos pájaros en la ciudad, no. Pese a que las calles y las plazas están a rebosar de palomas de uno y otro tipo, en Sevilla también podemos contar con gorriones, petirrojos, urracas e incluso invasoras cotorras argentinas, pero eso ya lo sabías. ¡A fin de cuentas, en Sevilla hay mucho pájaro suelto!

Todas las imágenes que podéis ver en este artículo están a la venta en formato impreso. Si necesitáis más información, sólo tenéis que dejar un mensaje y os responderé a la mayor brevedad posible. ¡Además, podéis apuntaros a mi Patreon o invitarme a un café en Ko-fi!
Lara Santaella
larasantaellafoto@gmail.com

Fotógrafa, escritora, traductora y diseñadora gráfica. Orgullosamente trans. Disponible para sesiones y encargos. ¡Pregúntame lo que quieras sin miedo!

No Comments

Post A Comment