Horas prestadas - Lara Santaella
16124
post-template-default,single,single-post,postid-16124,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-1.0.2,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,columns-4,qode-theme-ver-19.2.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

Horas prestadas

Descripción de la imagen: Una taza de café caliente en su platillo, encima de una mesa de madera brillante.

”El café es sólo una forma de robar horas que, por derecho, deberían pertenecerle a tu yo del futuro”. Esta frase, del genial Terry Pratchett, está más que presente en mi cabeza en estos últimos tiempos. Más en concreto, cuando voy por el quinto café del día, intentando arrancarle ideas frescas a unas neuronas en horas bajas.

Las tareas se me acumulan, y el café tiene sus límites. Cada vez hay más eventos a los que asistir y más trabajo en la pila de tareas por hacer. Cada día deseo que haya más de veinticuatro horas, y no necesariamente para currar; unas cuantas horas más de sueño diarias serían una maravilla.

Por poner un ejemplo cercano, la semana pasada estaba de “vacaciones”. No conseguí descansar más que un día, y ese por imperativo biológico; tras tres días de Chilango Andaluz y un par de mojadas callejeras, mi cuerpo se negaba a hacer otra cosa que no fuera dormir, toser y volver a dormir.

El domingo pensé que iba a descansar todo el día, pero me ofrecieron una mini-sesión por Plaza de España, y teniendo en cuenta mi estado económico del momento, ¿cómo rechazarla? ¡Trabajo es trabajo, y cuando a Lara se la espera Lara no dice que no! Y de la sesión, a almorzar con una buena amiga. Y del almuerzo, a darme un caprichico por una vez. Y al final, a casa, de vuelta, a caer como una piedra encima del colchón porque tengo mis límites y las judías mágicas no existen en este triste mundo real.

Listas, listas interminables

Hoy, quería levantarme temprano, porque había cosas que hacer. Huy, sí, cosas que hacer. Por daros una ligera idea, ahora mismo en mi lista de tareas tengo cositas como…

  • Enviar prints por correo
  • Editar las fotografías de la sesión de ayer domingo
  • Maquetar el PDF para el Patreon
  • Escribir este contenido que podéis leer
  • Terminar de transcribir los documentos de protocolos dentales
  • Diseñar la imagen corporativa de un pediatra
  • Diseñar folletos para un dentista
  • Rediseñar la web de Lenna Guzmán
  • Rediseñar la web de una clínica dental
  • Hacer dos coladas.
  • Hallar nuevo domicilio para una vajilla de 72 piezas.
  • Buscar nuevo apartamento.
  • Sacar dinero de debajo de las piedras

No me dan las horas ni la concentración, y no hablemos ya de las cucharas, que necesitaría una cubertería nueva a este paso.

Sé que más de uno me dirá que lo que tengo que hacer es organizar mejor mi tiempo. Pillarme un bullet journal, una agendita o una app de tareas pendientes. Algo que me obligue a ver todas las tareas, a diario, de forma que no se me vayan acumulando por simple desidia, apatía o falta de ganas de vivir.

Y quizás tengáis razón, pero ¿qué hago si no consigo concentrarme más allá de media hora por vez? ¿Me voy a tener que pasar al Red Bull? ¿O al café hecho con Red Bull en vez de con agua?

Espero hallar una solución pronta para esto, porque si no me va a dar algo.

¿Sabéis que además de hacer fotos, vendo prints? Si os gusta alguna de mis fotografías, sólo tenéis que dejarme un mensaje y os responderé a la mayor brevedad posible. ¡Además, podéis apuntaros a mi Patreon o invitarme a un café en Ko-fi!
Lara Santaella
larasantaellafoto@gmail.com

Fotógrafa, escritora, traductora y diseñadora gráfica. Orgullosamente trans. Disponible para sesiones y encargos. ¡Pregúntame lo que quieras sin miedo!

No Comments

Post A Comment